in Ciencia

Doping genético – Juegos Olímpicos Beijing 2008


Hace unos días la televisión alemana mostraba una cámara oculta en la que se ve a un médico chino pidiendo 24.000 dólares para colocar células madre en deportistas.

El chino decía “La operación lleva dos semanas, y mi recomendación son cuatro sesiones intravenosas: 40 millones de células madre, tal vez el doble, cuanto más mejor”.

Algunos medios nacionales (Clarín, Olé) titularon “Doping Genético“… y eso no es doping genético.

Veamos un poco de qué se trata esto…

Primero aclaremos que se trata de implantación de células madres, algo muy diferente a la terapia génica que sería el verdadero “doping genético”.

[adsense]Dejando de lado el tema ético que este doctor parece desconocer o pasárselo por el arco de triunfo, está el tema de la verdadera utilidad de este procedimiento.
Nada garantiza, ni siquiera hace suponer, que el implante de células madres pueda mejorar el rendimiento deportivo en personas por demás sanas.
Las terapias con células madres están en una etapa bastante primitiva de investigación y pruebas clínicas para un contado número de enfermedades.

Aclarado esto, pasemos a aclarar el tema central…

Qué es el doping genético?

Como todo doping, es hacer trampa, es mentir, para conseguir un rendimiento deportivo superior, sólo que en este caso se recurre a la terapia génica (supongo que en breve voy a escribir un post explicando bien qué es esta terapia).

Los dopajes pasaron por varias etapas, primero fueron sustancias anabólicas (que aumentaban la masa muscular), broncodilatadores (aumentan el diámetro de los bronquios), transfusiones sanguíneas, hormona de crecimiento, insulina, y desde hace un tiempo se usa la eritropoyetina (EPO) que es una hormona que aumenta la producción de glóbulos rojos y esto hace que las células dispongan de más oxígeno mejorando el desempeño en pruebas aeróbicas (Blood doping o doping sanguíneo).

El problema con la EPO es que al ser una sustancia semi-sintética (se usa una EPO recombinante producida por cerdos o bacterias) es detectable en los controles antidoping.
Acá es donde entra en juego el doping genético: es ir un paso más atrás… se inserta el gen de la EPO en el músculo, junto con un switch genético que lo activa cuando los niveles de oxígeno muscular son bajos, esto lleva a un aumento endógeno de la EPO (fabricada por el propio cuerpo) indetectable por los métodos de control normales.

Esto ya es una realidad, el producto comercial se llama Repoxigen (Oxford BioMédica)
y se utilizaría para tratamientos de anemias. Aún está en etapas preclínicas, testeadas en ratones… pero se cree que algunos deportistas ya lo utilizan.

Este no es el único blanco para el doping genético, hay al menos dos posibles targets candidatos: uno de ellos consiste en insertar el gen del Factor de Crecimiento Similar a la Insulina 1 (IGF-1 Insulin-Like Growth Factor-1) un potente anabólico (aumenta la masa muscular) y el otro aumentaría la producción de Miosina IIb que es una de las proteínas principales del músculo encargada de las contracciones de alta potencia.

Cabe aclarar que desde 2003 la WADA (World Anti-Doping Agency), organismo encargado de los controles, tipificó la transferencia genética como práctica inaceptable.
El problema radica en la dificultad para descubrir este tipo de dopaje ya que se requiere de una biopsia muscular.

Estadio Olímpico de Beijing – “Nido de Pájaros”
foto por Theo W L Jones

Todo esto me hace plantear una serie de puntos:

– La terapia génica en humanos está recién comenzando. Los resultados son por un lado alentadores, pero por otro alarmantes: hace 10 años, 4 de 9 niños fueron tratados en París exitósamente con terapia génica… en 3 a 6 años desarrollaron leucemias. Recién hace una semana se planteó una explicación de esto. Qué podemos esperar en los deportistas así tratados?

– Existen problemas técnicos en las terapias génicas que limitan su utilidad a largo plazo. Según el vector utilizado, la “cura” dura un determinado tiempo y luego se retorna a la condición previa. Podrá ser usado este defecto a favor del dopaje? qué mejor que tener el efecto en períodos competitivos y recuperar la normalidad luego…

– La cuestión bioética… uno de los principios básicos de bioética dice:

“… los conocimientos que se adquieran (sobre genoma y terapia genética) deben ser para beneficio de la humanidad y no deben desvirtuarse por intereses privados o colectivos contrarios a los derechos de las personas…”.

No hace falta ser un genio para darse cuenta que si se está usando el dopaje genético, es sólo para unos pocos.
En los actuales Juegos Olímpicos de Beijing, los nadadores están usando el revolucionario traje LZR Racer de la marca Speedo que es hidrodinámicamente superior a todo lo conocido y permite bajar los tiempos y romper marcas una tras otra. Estos éxitos deportivos se traducen en éxitos de ventas de los trajes. Algún mal pensado podrá preguntarse: Speedo bancará una terapia génica en sus nadadores?

– Cuál es el problema con la EPO? esta hormona aumenta el número de glóbulos rojos en la sangre. Cuando lo hace en demasía, la sangre tiende a espesarse y aumentan los riesgos de trombosis (coágulos que pueden llevar a infartos cerebrales y muerte).

– Los atletas de alta competencia poseen organismos llevados al límite de lo humanamente posible. Imaginen un hombre corriendo los 100 metros en menos de 10 segundos o una maratón de 42km.
Están tan exigidos que introducir sustancias para aumentar el rendimiento es jugar con un límite demasiado peligroso.

Para terminar, recordar que a los deportistas que dan positivo en los test, se les quitan las medallas obtenidas.
Un caso emblemático fue el de Marion Jones que en Sydney 2000 había obtenido 5 medallas doradas que tuvo que devolver al confirmarse su doping. La semana pasada
se dio a conocer que el equipo de posta 4×100 masculina de EEUU ganadora de la medalla dorada en Atenas 2004, también tuvo que devolver sus medallas al haberse descubierto que 3 de los 4 corredores se habían dopado. No sólo eso, sino que descalificó a EEUU para la prueba de los actuales juegos.

Está claro: el que hace trampa, debe devolver el trofeo… por eso hace más de un año propuse que Argentina devuelva la copa Mundial de Fútbol de México 86 por el gol tramposo de Maradona a los ingleses 😉

Aclaración: El tema de los niños tratados en París lo desarrollaré en el post sobre Terapia Génica.



Me siento afortunado...