in Destacado

Asesinos, nacen o se hacen?

Asesinos… nacen o se hacen?

AsesinoLa gélida luz de la luna atravesaba el cristal iluminando aquella habitación. El silencio era el sonido más fuerte. La pareja Tricks dormía en su lecho como lo hacia día tras día, sin saber que hoy no iba a ser uno cualquiera.

Jason Madik era una persona desesperada, sin trabajo, sin dinero, y su familia había fallecido en un horrendo atentado. Su voluntad estaba continuamente flagelada por pensamientos propios de una mente enferma, y fueron estos quienes lo llevaran hasta la casa de los Tricks.

Entró violentando la cerradura de la puerta trasera. Silenciosamente caminó por el pasillo inspeccionando la casa en busca de posibles habitantes y de objetos valiosos. Llegó a la habitación donde dormía la pareja y su bebé y al verlos recordó aquellos tiempos en que él dormía con su amada mujer y entre ellos su querido bebe. Los contempló durante un minuto, inmóvil, melancólico y dio media vuelta. Entró en una habitación que sería la oficina del señor Tricks. Abrió un cajón y encontró un sobre lleno de dinero. Lo tomó…

Toda su vida y la de muchas personas hubieran sido distintas si se hubiese ido de allí cuando tomó el dinero.
Pero el destino le jugó una mala pasada. En el instante siguiente a tomar el dinero, sintió que debía orinar. Se dirigió instintivamente al baño, sin siquiera recordar que estaba en una casa ajena… robando.
Aquella imagen de la pareja y el bebé, mediante un complejo proceso psicológico, había creado dentro de Jason la grata sensación de encontrarse en su propia casa. El baño estaba cerca de del dormitorio y ante el menor ruido de Jason, la señora Tricks se despertó. Se dirigió al baño y al ver al extraño lanzó un grito. Jason, vuelto a la realidad por el grito, giró hacia la puerta orinando el piso y la pared. La señora trató de escapar pero Jason la tomó por el brazo y le pagó con la culata del revolver en la nuca. La señora se desmayó. El señor Tricks se despertó y vio la imagen de Jason, quien solo atinó a disparar contra su frente. El olor a pólvora contrastaba con el llanto del bebé. La señora se trataba de incorporar cuando lanzó un grito desgarrador al ver a Jason colocar el revolver en la boca del bebé.
Un disparo… Otros disparos.

Aquel incidente fue el primero de una larga serie de horrendos asesinatos cometidos por Jason. En todos había una pareja con un bebé y llamaba la atención que Jason después de matar, orinaba las paredes del baño de la casa de turno. Era un toque distintivo, un sello personal que había sido instituido por un capricho del destino.
La policía estaba desconcertada, los crímenes se multiplicaban y no había pistas. Jason era muy cuidadoso. La gente de esa ciudad estaba horrorizada y comenzaba a presionar a la policía para que encontrara al culpable. Pero… qué podía hacer la policía sin pistas? Poco y nada. Sólo aumentaba las patrullas y los guardias en cada cuadra mas no lo podían detener, Jason seguía matando.

Ralph Curtis, doctor en medicina con especialidades forenses y genética, atravesaba la gran entrada de la jefatura. No se dirigió a su oficina como lo hacía todos los días sino que fue directo a hablar con su jefe. Él tenía una solución, una forma de encontrar a Jason, pero era una forma nada ortodoxa y muy controversial. Esa misma mañana el jefe del departamento policial se reunió con un grupo de asesores, el intendente de la ciudad y algunos ciudadanos para resolver si adoptarían o no la propuesta de Curtis. Después de exponer el caso y la posible solución, se procedió a votar. El recuento sentenció que se debía hacer algo… y ese algo era lo propuesto por Curtis.

Nueve meses después Jason Madik era detenido en su hogar. No entendía cómo había sido posible que dieran con él. ¿Cómo si él no dejaba rastros?
Ralph Curtis había ganado. Había tomado muestras de la orina que Jason dejaba en cada asesinato. De ella extrajo células y de éstas extrajo el ADN de Jason. Pero qué hacer con esto si no se cuenta con un registro del ADN de cada persona?
Ralph introdujo el ADN de Jason en un óvulo… y lo implantó en una voluntaria. A los nueva meses había nacido el bebé Jason con sus flamantes huellas digitales, exactamente iguales a la del asesino. Lo siguiente fue fácil…

Inmediátamente surgió un gran dilema moral: ¿Qué debían hacer con el bebé Jason?
Por una decisión unánime se dispuso que fuera criado por la voluntaria que había prestado su útero, ya que ésta era su madre… o no?
De esta forma el bebé Jason se criaría en el seno de una familia y cuando grande no sería un asesino.
Pero, Jason Madik el asesino, fue movido a cometer los asesinatos por las circunstancias o había nacido con alguna combinación genética que lo predisponía a ser asesino?
Ralph Curtis no se sentía bien y desde que había propuesta esa solución al problema de Jason, le rondaba en la cabeza una pregunta…
Una pregunta que no lo dejaba dormir: Los asesinos… nacen a se hacen?

Autor: Lisandro M. Carnielli

Aclaración: Este fue mi primer cuento, escrito hace más de 12 años. Espero que sirva para abrir el debate… ustedes qué piensan? Los asesinos, nacen o se hacen? HAGAN JUEGO!! =)
Aclaración 2: Los bebés clonados no tienen las mismas huellas dactilares, fue sólo un recurso para el cuento :) (de hecho, ni siquiera los gemelos tienen las mismas huellas).



Me siento afortunado...

  1. Epa! me gustó mucho, al ver los nombres en Inglés pensé que había sido escrito por algún autor anglosajón o algo, pero no.

    Te felicito. Saludos!

    PD: Estoy 94% seguro que los asesinos se hacen.

  2. Comparto. Se hacen.
    Habrá ciertas predisposiciones genéticas sin duda.

  3. Antes que nada.. qué buen efecto! se ilumina el recuadro del comentario =)
    jaj, ahora sí: asesinos se hacen..
    todos nacemos con ciertas probabilidades, no con las chances de ser “cualquier cosa” que queramos.
    Si bien hay cosas del carácter que pasan de “padre a hijo”, creo que tienen que ver más con la costumbre y el aspecto social, con los lazos más allá de lo biológico. Si una madre sustituta cuida al “cloncito”, no sería tan probable que desarrolle un carácter violento.. o sí? Habría que ver la raíz del espíritu homicida en Jason 😉

  4. Muy buen cuento, breve y nos deja con una gran pregunta.Estoy de acuerdo con los comentarios anteriores. Opino que un asesino en parte nace y en parte se hace. Si a una predisposición genética a la violencia le sumamos una formación ética deficiente o nula, es obvio que tendremos a un asesino. Y ya que hablamos de asesinos, me desvío un poquito de la cuestión central y en esto Lisandro, sé que no vas a estar de acuerdo conmigo: pero te digo que en las clases más bajas e incultas de la sociedad que es donde se genera más violencia a diario, la religión llega a ser una gran contención (Yo estoy diciendo esto? ). Creo que es en la cárcel de Olmos, donde existe un pabellón evangélico en el que logran tener contenidos a presos de extrema violencia, no se qué pasaría si mañana los sueltan, seguramente reincidirían, pero mientras tanto los mantienen calmos. En estos casos, el opio (de los pueblos) como factor de control de la conducta, sirve.A falta de códigos éticos, los dogmas religiosos pueden dar resultado. Lo que quiero decir en síntesis, es que aún el carácter y formación violentos se pueden controlar si al individuo se le dan pautas de conducta.

  5. lisandro: primero te felicito por el cuento, ameno, la trama ingeniosa, mantiene el suspenso hasta el remate final y literalmente bien logrado, una faceta más de tu personalidad. Respecto al debate, tu inclinación a la genética nos podrá aportar cuanta significación e importancia tiene en éste tipo depersonalidades patológicas, lo que es indudable es que el entorno sociocultural familiar, económico, educativo , es decir experiencias de vida, van a marcar notablemente su personalidad, Con afecto y respeto. GuilleCR

  6. Lisandro: Felicitaciones por el cuento!! No conocía tus capacidades artísticas y me has sorprendido muy bien. Coincido con los comentarios. ¿Hay poesía también?
    Respecto a la pregunta que no deja dormir a Curtis, en este caso en particular, si el bebé Jason crece y mata a alguien, ¿quedaría demostrado que la cuestión asesina está en los genes? ¿o fue el autoflagelado Dr. Curtis quien engendró (hizo) un asesino?
    Saludos
    Novitza

  7. Guillote:
    Muchas gracias pibe!
    94%?!?! wow! qué precisión! 😛

    Claus:
    Gracias por compartir tu opinión. al final de estos comentarios aporto mi visión del tema.

    Ro:
    te gustó el efecto? jaja bien… fuiste la primera en notarlo (yo que me maté haciéndolo) 😉

    Adri:
    Gracias por lo del cuento =)
    No me tildes de fundamentalista antireligioso che! 😉
    Estoy de acuerdo en ciertos puntos de lo que decís sobre la religión. No todo en la religión es malo, aunque habría que ver si lo bueno en ella se debe a la religión per se.
    Si buscamos solucionar el problema, tendríamos que apuntar a la educación en la niñez y seguramente se podrían suplir las mentiras cohercitivas de la religión carcelera.

    GuilleCR:
    Muchas gracias por tus palabras!
    Las valoro muchísimo y quiero que sepas que además de quererte mucho, te admiro!

    Novitza:
    Muchas gracias! Poesía en algún momento de mi adolescencia romántica existió, pero carente de toda métrica y posibilidad de ser publicada 😉
    Interesante tu pregunta: por supuesto que no demostraría fehacientemente eso, pero sería una prueba circunstancial bastante significativa.

    AHORA MI PUNTO:
    La pregunta original fue si los asesinos nacen o se hacen. La mayoría de ustedes cree que la respuesta es un mezcla de ambas, postura que comparto.
    La cuestión es cuánto aporta cada uno en la famosa dualidad nature vs nurture. Y es acá donde sólo podemos hacer algunas especulaciones.
    Es la genética determinante? hasta qué punto? Siempre que se habla de esto, es útil recurrir a estudios sobre gemelos monozigóticos ya que en ellos la genética es idéntica, atribuyendo cualquier diferencia al ambiente (ver más adelante la salvedad).
    Hay rasgos en los cuales la genética es totalmente determinante (ej, grupo sanguíneo) y otros en los cuales la genética sólo ofrece un sustrato maleable por el entorno (altura, peso, etc).
    Hay estudios que sugieren que los gemelos criados en diferentes ambientes, comparten características de personalidad mucho más afines que dos personas elegidas al azar.
    Como si esto no fuera suficiente problema para estudiar, hay un punto que no debe quedar fuera de la cuestión y es la epigenética (y esta es la salvedad a la que me referí anteriormente). Para decirlo corto, la epigenética explica las diferentes expresiones de genes que pueden tener dos organismos con igual información genética. O de otra manera: cuáles genes se expresan y cuáles no, entonces la misma información genética puede tener diferente expresión fenotípica.

    Y hasta acá llegué =)

    Saludos!
    Lisandro

  8. es un debate interezante muy interezante

  9. LOS ASESINOS SIN DUDA SE HACEN………. NADIE NACE PENSANDO EN MATAR Y ALGUNOS DE LOS ASESINOS TIENEN JUSTIFICACION DE SUS CRIMENES POR QUE ES LA UNICA MANERA QUE TIENEN DE VENGAR TODO EL DAÑO QUE LE HAN CAUSADO SUS IGUALES,ASI ELLOS TIENDEN A VER A TODOS COMO ENEMIGOS Y CARNE DE CAÑON Y ACABAN DESUMANIZANDOSE, QUIEN NO SE CREA ESTO VA PERDIDO…..SALUDOS DE UN PSICOPATA…….

  10. Hola,muy bueno el cuento,solo que el autor me parece un tanto loco,si una mente brillante que la narración resulta creible o real,bueno la imaginación super. . . Tengo mi propia teoría al respecto y es que un poprcentaje se hacen y una minoría nace, hay que comprobarlo obvio….

Comments are closed.