in Varios

¿Es correcto decirle “doctor” a un médico?

Hace un par de días recibí un comentario cuestionando la utilización del título de “doctor” junto a mi nombre en este blog.

El anónimo, aparte de preguntar si eso no era cosa “de chanta” (ya que soy médico pero no poseo un doctorado), se despachaba con agravios varios por lo que no valió la pena publicar su comentario, pero sí me sirvió como incentivo para aclarar ese tema.

La cuestión, más que saber si es correcto decirle “doctor” a un médico, sería si es correcto que un médico utilice o se haga llamar doctor sin poseer ese título.

¿Doctor o médico?

Partamos de definiciones. El término “doctor” hace referencia a alguien que alcanzó el doctorado en una materia. Es un título que otorga una universidad autorizada a tal fin luego de que la persona complete una maestría, curse las materias correspondiente al doctorado y defienda su tesis doctoral (tesis que implica un aporte original al campo en cuestión).

Alguien “docto” es quien “conoce más que el resto” sobre algún tema.

En Argentina, como en otros países de habla hispana, se usa coloquialmente el término “doctor” para llamar a los médicos (en otros países a los licenciados en medicina y médicos cirujanos).

¿Qué es un médico?

Un médico es alguien que completó la carrera de medicina tras lo cual obtiene un título que dependiendo del país (e incluso dentro de uno mismo puede variar) puede ser de: Médico, Médico Cirujano o Licenciado en Medicina.

¿Está bien utilizar el término doctor para referirnos a un médico?

La ley 11.179 del Código Penal habla sobre la usurpación de autoridad, títulos y honores.

Los códigos de ética

El tratamiento de doctor protocolar, corresponde al de uso cotidiano

ACLARACION: Este post ha sido publicado POR ERROR sin estar terminado. En breve será completado y actualizado. Sepan disculpar las molestias…

 

http://www.ucema.edu.ar/posgrado/doctorado-en-finanzas/doctor-en-seriohttp://medtempus.com/archives/medico-o-doctor-%C2%BFque-es-lo-correcto/

 

La Real Academia Española en su diccionario dice bajo el término “doctor”: Médico, aunque no tenga el grado académico de doctor.
Algo similar ocurre con los abogados en Argentina.

La Real Academia define el adjetivo “docto”: Que a fuerza de estudios ha adquirido más conocimientos que los comunes u ordinarios.

Es decir, el médico es alguien docto en temas relacionados con la enfermedad y la salud, por haber estudiado, lo que le permite tener más conocimientos que los que tienen las personas comunes.

Es una cuestión de costumbre, porque antes la carrera universitaria era “Doctorado en Leyes” no Abogado. A partir de 1918 la Universidad (con la reforma) adoptó la denonimación de “Abogacía” para la carrera de Leyes, pero el calificativo quedó. La provincia de Córdoba, la “docta”, fue el primer lugar del país donde se dictó la carrera de “Doctorado”. Lo del “doctor” por un posgrado es mucho más actual. Hasta 1949 sólo existían carreras de grado.

Creo que en este caso entra en juego el uso lingüístico de las palabras.

En la cuestión lingüística el error general pasa a ser la norma. Así es como se formaron los idiomas español, italiano, francés, etc. a partir del latín.

He visto que a los brasileños les causa gracia que en español llamemos “cocodrilo” a ese repti. En portugués dicen “crocodilo”. En inglés y en francés dicen “crocodile”.

Fue un error español. Pero ahora corresponde que a ese bicho le llamemos “cocodrilo” aunque se nos rían brasileños, yanquis y franceses.

También el murciélago es un ratón (mur) ciego.

Pero en algún momento hubo una “metátesis” y corrió de lugar a la letra “g”.

En cierta forma es graciosa la asimilación: en lingüística se llama “metátesis” cuando una letra aparece en un lugar que no le correspondía originalmente. En medicina le llaman “metástesis” cuando células provenientes de un órgano aparecen en otro. Ya veo que el “Dr. Gen” va a decir que definí erróneamente la palabra “metástasis”.

¡Un abrazo!

“Dr.” Héctor Walter Navarro




Me siento afortunado...